The song of (this) week VII: Pearl Jam: ‘Last kiss’ (1999)

Por María Moreno Pajuelo.

Pearl Jam es una banda de rock cuyos miembros son Jeff Ament (bajo), Matt Cameron (bateria), Stone Gossard (guitarra rítmica), Mike McCready (guitarra principal) y Eddie Vedder (voz), formada en 1990 en Estados Unidos, Seattle. El grupo ha vendido unos 30 millones de álbumes en Estados Unidos y 60 millones en todo el mundo desde su debut, por lo que esta considerado uno de los grupos más importantes de la década de 1990. Last kiss es una canción escrita en realidad por el georgiano Wayne Cochran en 1962. Treinta y tres años después la canción volvió a la escena musical gracias a la interpretación de Pearl Jam. El dinero que recaudó la canción (diez millones de dólares) fue donado a los refugios de la guerra de Kosovo. Primero fue un single navideño que más tarde se convirtió en un single que en 1999 la banda se vio obligada a lanzar debido a la popularidad que había alcanzado en EEUU. También forma parte del disco ‘Lost Dogs‘ de Pearl Jam, lanzado en 2002.
Cochran escribió la letra de esta canción inspirado en un accidente automovilístico. La canción cuenta el accidente de coche que tienen dos jóvenes. La muchacha muere, y el muchacho durante la canción describe cómo debe comportarse para poder ir al cielo y estar de nuevo con ella. La amada le pidió que la abrazase, y con sus últimas fuerzas se fundieron en un beso.

We were out on a date in my daddy’s car
We hadn’t driven very far
There in the road, up straight ahead
A car was stalled, the engine was dead
I couldn’t stop, so I swerved to the right
I’ll never forget the sound that night
The screamin’ tires, the bustin’ glass
The painful scream that I heard last.

Oh, where oh where can my baby be?
The Lord took her away from me
She’s gone to heaven, so I got to be good
So I can see my baby when I leave this world.

When I woke up, the rain was pourin’ down
There were people standing all around
Something warm rollin’ through my eyes
But somehow I found my baby that night
I lifted her head, she looked at me and said
“Hold me darling just a little while.”
I held her close, I kissed her our last kiss
I found the love that I knew I would miss
But now she’s gone, even though I hold her tight
I lost my love, my life that night.

Oh, where oh where can my baby be?
The Lord took her away from me
She’s gone to heaven, so I got to be good
So I can see my baby when I leave this world.
Oooh~ ooooh~

Anuncios

James Hunter, un héroe de nuestro tiempo.

jameshunterJames Hunter es un inglés de 47 años y toda su vida ha sido “un hombre con una misión”: convertirse, al decir de Van Morrison, en “el secreto mejor guardado del soul británico”. Eso consiste exactamente en triunfar (mejor sería decir ‘conseguir vivir de’, así que nos olvidamos de exactamente) sonando igual –pero igual- que los cantantes y las bandas de soul norteamericanas y británicas de la primera mitad de los 60. A las pruebas me remito:

No Smoke Without Fire:

Después de más de 25 años de carrera, grabando o no, pero sin dejar de tocar (ha formado parte del grupo de Morrison, por ejemplo), el reconocimiento le llegó (incluso con una nominación a los Grammy’s) en 2006 con People Gonna Talk, un disco perfecto en los parámetros que se impone Hunter y que exigen los aficionados, perfecto porque todas y cada una de las 14 canciones son buenas o muy buenas, sin un solo bajonazo y ni sombra de traición a “la esencia”, perfecto porque la banda suena como sonaría una igual o parecida hace más de 40 años (o sea, la edad de Hunter), perfecto porque a la producción sólo le habría hecho falta añadir los chasquidos del vinilo añejo para estar en condiciones de hacer pasar el disco por una antigua joya perdida del sello Stax y perfecto porque la voz de Hunter y el sentimiento que impone a lo que dice no se alejan ni un milímetro del canon que se autoexige, una autoexigencia que puede ser puro gozo para una audiencia un poquito avisada o iniciada.

It’s Easy To Say:

Una vez reconocido su esfuerzo vedaderamente heroico y dominando plenamente todos los resortes del género que es su pasión no tuvo problema alguno para sacar el año pasado The Hard Way, otro pedazo de disco y otro monumento al soul y a sí mismo.

The Hard Way:

It’s Easy To Say Lyrics:

It’s so easy to say I’m sorry
When the harm has already been done
But what about my nights spent crying
I still remember every one

It’s so easy to say I love you
It just trips off the tongue somehow
But what about your endless lying
For all I know you’re lying now

Well it’s easy to fool with a heart that’s true
But so hard to let go, don’t you think I know

It’s so easy to say forgive me
But the words of forgiveness won’t come
Now don’t you know how hard I’m trying
It’s so much easier said than done

(También en Atados a un poleo)