‘Los viajeros de la noche’ (Near Dark), Kathryn Bigelow, 1987.

Cuando se estrenó en 1987, Variety dijo de ‘Near Dark’ que era “the most hard-edged, violent actioner ever directed by an American woman”, lo cual en esa fechas era rotundamente cierto. Pero la trascendencia de ‘Los viajeros de la noche’ no estriba ni en su violencia ni en el hecho -que hoy debería ser trivial- de estar dirigida por una mujer, sino en la doble originalidad de, por un lado, acercar tanto el tema vampírico a la realidad de los espectadores, situando al acción en el presente y en la América rural (las granjas de Oklahoma), y de, por otro, mezclar a los vampiros con las películas de acción, el western, las road-movies y los romances juveniles, inaugurando (o confirmando) la nueva edad de oro de las películas y las series y las novelas de chupasangres.

A partir de la opinión que los alumnos tengan de la película, deben, en primer lugar comentar la crítica de classic-horror.com cuyo primer párrafo reproduzco

Since Near Dark‘s release in 1987, the lore surrounding this innovative vampire Western has evolved impressively. Many cinephiles, including horror fans and their brethren from other camps, consider Near Dark an underground classic. Nothing I can write here in this review can enhance or undermine its legendary status. But as I watched this film for the first time, I must admit I’m not even sure I liked it. But I was sure I was viewing something profoundly unique. That is generally a very good sign, and about 10 minutes into the film, I knew I was in the presence of a very talented director. (seguir leyendo)

y después deben enumerar todos aquellos detalles de las características clásicas (o tradicionales) del vampiro que se ven alterados en el guión y tratar de justificar esas alteraciones por la necesidad de funcionamiento de la historia.

Anuncios

The song of (this) week VII: Pearl Jam: ‘Last kiss’ (1999)

Por María Moreno Pajuelo.

Pearl Jam es una banda de rock cuyos miembros son Jeff Ament (bajo), Matt Cameron (bateria), Stone Gossard (guitarra rítmica), Mike McCready (guitarra principal) y Eddie Vedder (voz), formada en 1990 en Estados Unidos, Seattle. El grupo ha vendido unos 30 millones de álbumes en Estados Unidos y 60 millones en todo el mundo desde su debut, por lo que esta considerado uno de los grupos más importantes de la década de 1990. Last kiss es una canción escrita en realidad por el georgiano Wayne Cochran en 1962. Treinta y tres años después la canción volvió a la escena musical gracias a la interpretación de Pearl Jam. El dinero que recaudó la canción (diez millones de dólares) fue donado a los refugios de la guerra de Kosovo. Primero fue un single navideño que más tarde se convirtió en un single que en 1999 la banda se vio obligada a lanzar debido a la popularidad que había alcanzado en EEUU. También forma parte del disco ‘Lost Dogs‘ de Pearl Jam, lanzado en 2002.
Cochran escribió la letra de esta canción inspirado en un accidente automovilístico. La canción cuenta el accidente de coche que tienen dos jóvenes. La muchacha muere, y el muchacho durante la canción describe cómo debe comportarse para poder ir al cielo y estar de nuevo con ella. La amada le pidió que la abrazase, y con sus últimas fuerzas se fundieron en un beso.

We were out on a date in my daddy’s car
We hadn’t driven very far
There in the road, up straight ahead
A car was stalled, the engine was dead
I couldn’t stop, so I swerved to the right
I’ll never forget the sound that night
The screamin’ tires, the bustin’ glass
The painful scream that I heard last.

Oh, where oh where can my baby be?
The Lord took her away from me
She’s gone to heaven, so I got to be good
So I can see my baby when I leave this world.

When I woke up, the rain was pourin’ down
There were people standing all around
Something warm rollin’ through my eyes
But somehow I found my baby that night
I lifted her head, she looked at me and said
“Hold me darling just a little while.”
I held her close, I kissed her our last kiss
I found the love that I knew I would miss
But now she’s gone, even though I hold her tight
I lost my love, my life that night.

Oh, where oh where can my baby be?
The Lord took her away from me
She’s gone to heaven, so I got to be good
So I can see my baby when I leave this world.
Oooh~ ooooh~

‘Antología de la literatura fantástica’ I

En este trimestre vamos a dedicarnos a la lectura y, al mismo tiempo que cumplimos con nuestra obligación de atender ‘Cañas y barro’ y ‘Como agua para chocolate’, nos emplearemos además con la excelente ‘Antología’ de Borges, Bioy Casares y Ocampo.

Los relatos de esta semana son los cuatro primeros del libro:

RYNOSUKE AGUTAGAWA. Sennin
AH´MED ECH CHIRUANI. Los ojos culpables
THOMAS BAILEY ALDRICH. Sola y su alma
JOHN AUBREY. En forma de canasta
MAX BEERBOHM. Enoch Soames

El primero -excelente y divertido- ya lo leímos y comentamos en clase. Los de Aldrich y Aubrey son dos microrrelatos avant la lettre y el mejor homenaje que podemos hacerle a la brutal belleza del de Chiruani es reproducirlo:

LOS OJOS CULPABLES

Cuentan que un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió: “Tienes tan bellos ojos que me olvido de adorar a Dios.”

Cuando quedó sola, la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado el hombre se afligió y le dijo: “¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor.” Ella le respondió: “No quiero que haya nada en mí que te aparte de adorar a Dios.” A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía: “La muchacha disminuyó su valor para ti, pero lo aumentó para nosotros y te la hemos tomado.” Al despertar, encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta.

Pero el plato fuerte de esta ‘dosis’ es, sin duda ‘Enoch Soames’, de Beerbohm, un cuento formado por dos partes tan distintas como complementarias: en la primera, casi estática, el autor caracteriza con ironía feroz a Soames, un pobre hombre que cree ser un genio en una época que permitía y alentaba estas contradicciones; en la segunda, más dinámica, el encuentro con cierta Potencia Sobrenatual envía el relato directamente a otra dimensión, tocando dos tópicos del género fantástico e introduciendo de forma magistral la metaliteratura.

Las preguntas: ¿Pueden delimitar en el relato las “dos partes” a que nos referimos? ¿Cómo caracteriza Beerbohm a esa Potencia Sobrenatural? ¿A qué dos tópicos del género fantástico nos referimos?

Y por último ¿qué significan estos pasajes del relato?

No es compasión, sin embargo, lo que me impulsa escribir sobre él. Por su bien, pobre amigo, preferiría guardar silencio. No hay que burlarse de los muertos. ¿Y cómo escribir sobre Enoch Soames sin ponerlo en ridículo? Más bien ¿cómo ocultar el hecho nefasto de que era un ser ridículo? No seré capaz de hacer eso. Tarde o temprano, sin embargo, tendré que escribir sobre él. Ustedes verán, a su debido tiempo, que no me queda otra alternativa. Tanto da que ahora lo haga. (…)

En ese párrafo del repugnante libro de Nupton, hay un problema. ¿Cómo explicarse que el autor, aunque he mencionado su nombre y he citado las palabras precisas que va a escribir, no advierte que no he inventado nada? Sólo hay una respuesta: Nupton no habrá leído las últimas páginas de este informe. (…)

El hecho de que la gente no le quite la vista y que lo siga y que parezca temerlo, sólo puede aceptarse mediante la hipótesis de que están esperando, de algún modo, su visita espectral. Estarán esperando con horror si realmente viene. Y cuando venga, el efecto será horrible. (…)

The Song of the Week

Los habitantes de El Cuarto Bilingüe vamos a embarcarnos en los próximos meses en una estimulante aventura: ofrecer cada semana (a veces, dos veces por semana) una canción, con su letra, con su música, con su historia y con su todo.

Para ello, a los alumnos (para no que no se nos dispersen), les proponemos elegir alguna de las canciones que aparecen seleccionadas en alguna de las más solventes listas que, a la sazón, se encuentran en internet (aunque estamos, como siempre, abiertos a sugerencias):

.- Las 500 mejores canciones de todos los tiempos según Rolling Stone (wikipedia) y aquí la lista original con sus reseñas (web.archive.org).

.- 100 Tracks of the Decade (2000), NME.

.- Las 10 mejores canciones de la historia (Mojo)

.- Las 100 mejores canciones de todos los tiempos (Billboard)

Deben hacer con ellas (y luego enviar a elcuartobilingue arroba gmail punto com) algo parecido a lo que se ofrece en la siguiente muestra:

Aztec Camera: Walk Out To Winter (1983)

Walk out to Winter es, probablemente, la canción más famosa de un grupo, Aztec Camera, que dejó de serlo antes de publicar su primer largo, pues el resto de los miembros originarios de la formación dejaron solo (y con el nombre y los royalties) a Roddy Frame dos años después de darse a conocer con algunos singles. El disco al que pertenece, High Land, High Rain (1983), fue un bombazo entre aficionados, iniciados, seguidores y descubridores de la New Wave británica y, lamentablemente, nunca fue igualado por su artífice.

Aztec Camera – Walk Out To Winter (Spotify)

Walk out to Winter es, al cabo, la canción a un amor de verano (que ha de perderse en “el infinito laberinto de los efectos y las causas”), pero – a pesar de su magra letra- contiene mensajes fatalistas (you always wait this generation, the walk to wall) que la convierten casi en un icono generacional, cuyo significado, curiosamente, queda diluido (¿o reforzado por la contradicción?) por la optimista energía de la partitura.

Walk out to winter, swear I’ll be there.
Chill will wake you, high and dry
You’ll wonder why
We met in the summer and walked ‘til the fall
And breathless we talked, it was tongues.
Despite what they’ll say, it wasn’t youth, we hit the truth
Faces of Strummer that fell from your wall
And was left were they hung
So sweet and bitter, they’re what we found
So drink them down and
Walk out to winter, swear I’ll be there.
Chill will wake you, high and dry
You’ll wonder why.
Walk out to winter, swear I’ll be there.
Chance is buried just below the blinding snow.
You burn in the breadline and ribbons and all
So walk to winter
You won’t be late, you always wait
This generation, the walk to wall
But I’m not angry, get your gear
Get out of here and…

La profesora de inglés valorará extremely happy los comentarios hechos en la lengua de Elvis.

Warning (very serious): ‘Cut and paste’ will be detected and punished harshly, and ‘Google Translations’ (like this) will be detected too.

¡Vampiros!

Es un hecho que la primera década del siglo XXI ha vuelto a poner de moda a los vampiros, pero, en un tono muy acorde con los tiempos, los otrora “señores de las tinieblas” se han domesticado, embellecido, almibarado y rejuvenecido.

Ya en los años 90, la versión cinematográfica de Entrevista con el vampiro (Jordan, 1994) puso en papeles principales a tres guapos como Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas, interpretando a monstruos muy humanos, aunque sin salirse demasiado del arquetipo vampírico heredado del siglo XIX; y unos años antes pudimos ver en Jóvenes ocultos (Schumacher, 1987) a vampiros adolescentes formando un grupo de gente, también guapa, dueña de la noche. Y, por fin, la serie televisiva Buffy cazavampiros (1997-2003), con un antecedente cinematográfico, acabó por meter a los chupasangre en los pasillos de un instituto.

Con estos antecedentes, la ciertamente habilidosa autora norteamericana Stephenie Meyer no tuvo problema a partir de 2005 para meterse en el bolsillo a millones de, primero, lectores y, luego, espectadores de su saga Crepúsculo, a la que, visto el filón, le han nacido docenas de hijos bastardos tanto literarios como cinematográficos.

El resultado de este fenómeno a día de hoy es que la ficción contemporánea dirigida a los jóvenes está llena de vampiros, pero de vampiros metrosexuales, enamoradizos, arrepentidos, casi vegetarianos y, por supuesto, muy poco temibles, en absoluto horribles y, como mito, definitivamente acabados. La muerte probable del mito milenario puede adivinarse en la casi certeza de que a cualquiera de nuestros adolescentes no les dan miedo en absoluto los vampiros, como tendría que ser, ya que de su idiosincrasia vampírica sólo les han dejado los nuevos narradores su inmortalidad y su pertenencia a una élite-secta, y un monstruo que ya no da miedo no es un monstruo: es un peluche.

Para paliar de forma ambulatoria las carencias de nuestros alumnos, reparar la figura del no-muerto y hacer que, en lo posible, vuelva a dar miedo, nos hemos propuesto diseñar e impartir un tema transversal vampírico que, ocasionalmente, ocupará cierta parte de nuestras clases y que, de momento, se ofrece en tres aspectos.

El mito del vampiro a lo largo de la historia: Partiendo de la excelente entrada en la Wikipedia sobre el tema (que estamos leyendo y comentando detenidamente) hemos visto referencia a vampiros sobre todo en el folklore de Europa Oriental, pero también en culturas que van desde la antigua Persia hasta la América Precolombina, pasando por las Islas Británicas o la Grecia clásica.

Los vampiros en la literatura: Leeremos, naturalmente, fragmentos de Drácula, de Bram Stoker, pero también nos detendremos en sus antecedentes, desde ‘el oficial’ hasta el más popular en el siglo XIX; y de ahí abordaremos los siglos XX y XXI, desde Lovecraft hasta Anne Rice, pasando por Stephen King y llegando, claro a Stephenie Meyer.

Los vampiros en el cine: Veremos (a veces en clase) Drácula, de Bram Stoker, Nosferatu (Murnau, 1922), Drácula (Fisher, 1958), El baile de los vampiros, Los viajeros de la noche, El ansia

DEBERES: Como dijimos en clase, los alumnos deben buscar historias de vampiros en la red, literarias, legendarias o folklóricas, en inglés o español, y ponerlas en los comentarios de esta entrada. Si son cortas, pueden copiarlas (indicando su procedencia) y, si son largas, simplemente enlazándolas. Y deben escribir también un breve comentario introductorio.

Puntos extra: Si la historia está escrita en inglés, deberían traducir un fragmento.

Superpuntos extra: Pueden, además, escribir una historia original.

(Esta prueba finaliza el domingo 17 de octubre de 2010)

NOTA: Los alumnos que se han adelantado a esta entrada y han colocado sus comentarios donde mejor les ha parecido deben reenviarlos.

Literatura española e hispanoamericana. Segunda mitad del siglo XX

Andrés Amorós escribe sobre Miguel Delibes

“cuando la vida y la literatura se unen con absoluta congruencia, la obra posee un sentido y el lector capta con emoción la armonía de esa música”

(seguir leyendo)

Del Realismo a Las Vanguardias y III (trabajos de los alumnos)

04.-: Ana Camila González Teomiro, Inés Ramos, Anabel Román, Marina González y Motserrat Simancas

Realismo y Naturalismo, Generación del 98, Novecentismo y Generación del 27

05.- Jorge Olivares Arias, Carlos Sánchez Rodríguez, Armando Romeo Sánchez, Unai Tena Villar, Roberto Ruiz González y Alberto Sánchez Nieto:

Realismo y Naturalismo, Generación del 98, Novecentismo y Generación del 27.

Actualización (16/02/2010):

06.- Dafne García Lacambra, Ana Lozano Yedro, María Manchado Gómez, Milagros Mateos Olivares, Laura Ruiz González: Sus trabajos (esperemos que haya valido la pena la espera)

Del Realismo a Las Vanguardias II (trabajos de los alumnos)

02.- : Francisco José Romero, Alfonso Corral y Adrián Pastor

Realismo y Naturalismo, Generación del 98, Novecentismo y Generación del 27.

03.- Francisco Javier Felix, Bernardo Murillo, Carlos Parejo, Antonio Carmona y Miguel Angel Pérez.

Realismo y Naturalismo, Generación del 98, Novecentismo y Generación del 27.

(Por cierto, a estos chicos les falta un autor de la Generación del 27 y nos lo tienen que poner en los comentarios)

Del Realismo a Las Vanguardias I (trabajos de alumnos)

01.- Marta Tapia, Alicia Martin, Ana Natalia López, Cristina Domínguez, Mercedes Domínguez y Pilar Aparicio:

Realismo y naturalismo: Leopoldo Alas “Clarín” y Benito Pérez Galdós.

La Generación del 98: Miguel de Unamuno, José Martínez Ruiz “Azorín” y Antonio Machado.

El Novecentismo: Juan Ramón Jiménez, Ramón Pérez de Ayala y Ramón Gómez de la Serna.

La Generación del 27: Rafael Alberti, Luis Cernuda, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Jorge Guillén y Miguel Hernández.

« Older entries