Benito Pérez Galdós: Fragmento de ‘Fortunata y Jacinta’

Lean el siguiente fragmento:

Iba Jacinta tan pensativa, que la bulla de la calle de Toledo no la distrajo de atención que a su propio interior prestaba. Los puestos a medio armar en toda la acera desde los portales a San Isidro, las baratijas, las panderetas, la loza ordinaria, las puntillas, el cobre de Alcaraz y los veinte mil cachivaches que aparecían dentro de aquellos nichos de mal clavadas tablas y de lienzos peor dispuestos, pasaban ante su vista sin determinar una apreciación exacta de lo que eran. Recibía tan sólo la imagen borrosa de los objetos diversos que iban pasando, y lo así porque era como si ella estuviese parada y la pintoresca vía se corriese delante de ella como un telón. En aquel telón había racimos de dátiles colgados de una percha, puntillas blancas que caían de un palo largo, en ondas, como los vástagos de una trepadora; pelmazos de higos pasados en bloques; turrón en trozos como sillares, que parecían acabados de traer de una cantera, aceitunas en barriles rezumados; una mujer puesta sobre una silla y delante de una jaula, mostrando dos pajarillos amaestrados. Y luego, montones de oro, naranjas de seretas y hacinadas en el arroyo. El suelo, intransitable, ponía obstáculos sin fin, pilas de cantaros y vasijas ante los pies del gentío presuroso, y la vibración de los adoquines al paso de los carros parece haber bailar a personas y cacharros.  Hombres con sartas de pañuelos  de diferentes colores se ponían delante del transeúnte como si fueran a capearlo. Mujeres  chillonas taladraban el oído con pregones enfáticos acosando al público y poniéndole en la alternativa de comprar o morir. Jacinta veía las piezas de tela desenvueltas en ondas a lo largo de todas las paredes, percales azules, rojos y verdes, tendidos de puerta en puerta, y su mareada vista le exageraba las curvas de aquellas rúbricas de trapo. De ellas colgaban, prendidas con alfileres, toquillas de los colores vivos y elementales que agradan a los salvajes. En algunos huecos brillaba el anaranjado, que chilla como los ejes sin grasa;  el bermellón nativo, que parece rasguñar los ojos;  el carmín, que tiene la acidez del vinagre; el cobalto, que infunde ideas de envenenamiento; el verde de panza de lagarto, y ese amarillo tila que tiene cierto aire de poesía mezclado con la tisis, como en la Traviatta. Las bocas de las tiendas, abiertas entre tanto colgajo, dejaban ver el interior de ellas tan abigarrado como la parte externa; los horteras, de bruces sobre el mostrador, o vareando telas, o charlando. Algunos braceaban, como si nadasen en un mar de pañuelos. El sentimiento pintoresco de aquellos tenderos se revela en todo. Si hay una columna en la tienda la revisten de corsés encarnados, negros y blancos, y con los refajos hacen graciosas combinaciones decorativas. (…)

Preguntas: Identificación del texto (autor y obra en 50 palabras).  Tema y resumen del texto (en otras 50 palabras). ¿Es el fragmento un buen ejemplo de prosa realista? ¿Por qué? ¿Qué conocido mercado madrileño describe Galdós? ¿Por qué la Traviatta tiene cierto aire de poesía mezclado con la tisis?

Anuncios

Andrés Amorós escribe sobre Miguel Delibes

“cuando la vida y la literatura se unen con absoluta congruencia, la obra posee un sentido y el lector capta con emoción la armonía de esa música”

(seguir leyendo)

Del Realismo a Las Vanguardias I (trabajos de alumnos)

01.- Marta Tapia, Alicia Martin, Ana Natalia López, Cristina Domínguez, Mercedes Domínguez y Pilar Aparicio:

Realismo y naturalismo: Leopoldo Alas “Clarín” y Benito Pérez Galdós.

La Generación del 98: Miguel de Unamuno, José Martínez Ruiz “Azorín” y Antonio Machado.

El Novecentismo: Juan Ramón Jiménez, Ramón Pérez de Ayala y Ramón Gómez de la Serna.

La Generación del 27: Rafael Alberti, Luis Cernuda, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Jorge Guillén y Miguel Hernández.

Pedro Antonio de Alarcón: “El amigo de la muerte”.

Alarcón escribió El amigo de la muerte en 1852 con 19 años. Estaba viviendo su fase romántica (aquí en España es que íbamos un poco retrasados en eso de las corrientes estéticas) y en el relato se nota -y mucho- que las Narraciones Extraordinarias de Edgar Allan Poe estaban entre sus libros de cabecera.

“…El Amigo de la Muerte es sin duda otra de las obras maestras de Alarcón, el mejor relato de [la] tercera serie y donde a veces nos parece entrever una adivinación de Unamuno. Nos cuenta la historia de un triángulo formado por Gil Gil, Elena de Montecarlo y la Muerte. Gil Gil es un muchacho miserable, centro de todas las desgracias hasta que coquetea con la Muerte, en una historia que nos recuerda la de Fausto y que termina en un sorprendente remate con pretensiones de apocalipsis ético”  (Carlos Clavería y Jorge García López, prólogo a las Obras Literarias de Pedro Antonio de Alarcón, Madrid, Fundación José Antonio de Castro, 2005)

Os ofrecemos el relato en formato .pdf (12 pags) y os recomendamos vívamente que, cuando lo terminéis, sin pausa, empecéis con La Mujer Alta, Cuento de Miedo.