Los dos ‘mañanas’ de Antonio Machado

Lean el siguiente poema.

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta. 

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero;
a la moda de Francia realista,
un poco al uso de París pagano,
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.

Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero,
el vacuo ayer dará un mañana huero. 

Como la náusea de un borracho ahito
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.

Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea

(Advertencia previa: Si no entienden el significado, entre otras, de las palabras y expresiones  marcadas en verde y no hacen nada por entenderlo, mejor no continúen con el ejercicio)

Preguntas: Machado plantea la existencia de dos futuros: el primero, inmediato, fruto del presente, parece poco esperanzador; el segundo, hijo del “pasado macizo de la raza”, ya le parece otra cosa. ¿Pueden localizar en el texto las referencias a esos dos futuros y señalar con qué expresiones los califica? ¿Cuáles son, según Machado, los defectos de la España del presente? ¿Tiene ese espíritu crítico algo que ver con la llamada Generación del 98? ¿Y podrían, finalmente, atreverse a explicar cómo -siempre según Machado- los “varones amantes de sagradas tradiciones” no son la misma cosa (y aun la contrapuesta) de la “eterna juventud que se hace del pasado macizo de la raza”?