‘Antología de la literatura fantástica’ III

Los relatos de esta semana son:

LÉON BLOY. ¿Quién es el Rey?
LÉON BLOY. Los goces de este mundo
LÉON BLOY. Los cautivos de Longjumeau
JORGE LUIS BORGES. Tlön, Uqbar, Orbis Tertius
JORGE LUIS BORGES Y DELIA INGENIEROS. Odín
MARTÍN BUBER. El descuido
RICHARD F. BURTON. La obra y el poeta

Con excepción del primer cuento, donde se ofrece una interesante paradoja fruto del relativismo, León Bloy nos muestra dos visiones del infierno. En la primera, apenas esbozada, el averno sería ‘un mundo al revés’ donde los gozos de este lado del espejo serían allí tormentos (y no hace falta que diga que los tormentos lo seguirían siendo a ambos lados del cristal: hablamos del abismo eterno). En la segunda, casi la narración de alguna pesadilla que casi todos hemos padecido, dos enamorados sufren la condenación de no poder de ninguna forma abandonar un pueblo: Longjumeau.

Pregunta: ¿Cómo imaginan el Infierno, es decir, se atreven a describir qué es lo que más temerían sufrir eternamente?

De lo que hace Borges en ‘Tlön, Uqbar, Orbis Tertius’ puede muy bien decirse que es una descripción tambien infernal, al menos para nuestra lógica, pues describe un mundo imaginario tan apartado de lo que comúnmente puede concebirse que, francamente, abruma.

Pregunta: ¿Pueden indicar tres cosas de Tlön completamente distintas a las de nuestro mundo y pueden evitar repetir lo que hayan ido diciendo sus compañeros al contestar?

El segundo cuento de Borges, ‘Odín’, es otra paradoja, esta vez muy enigmática, pues parece que se nos niegan las motivaciones del ‘hombre viejo’ ¿o no?

Pregunta: ¿Pueden mirar aquí a ver si encuentran o imaginan esas motivaciones?

Por último, nuestra ración de esta semana se cierra con dos mini-relatos, uno de Buber, otro de Burton –no se pierdan su biografía-, de los que voy a decir que son tan parecidos como diferentes.

Pregunta: ¿En qué se parecen y en qué se diferencian los poderes del rabino de Buber y el poeta de Burton?

Anuncios

‘Antología de la literatura fantástica’ I

En este trimestre vamos a dedicarnos a la lectura y, al mismo tiempo que cumplimos con nuestra obligación de atender ‘Cañas y barro’ y ‘Como agua para chocolate’, nos emplearemos además con la excelente ‘Antología’ de Borges, Bioy Casares y Ocampo.

Los relatos de esta semana son los cuatro primeros del libro:

RYNOSUKE AGUTAGAWA. Sennin
AH´MED ECH CHIRUANI. Los ojos culpables
THOMAS BAILEY ALDRICH. Sola y su alma
JOHN AUBREY. En forma de canasta
MAX BEERBOHM. Enoch Soames

El primero -excelente y divertido- ya lo leímos y comentamos en clase. Los de Aldrich y Aubrey son dos microrrelatos avant la lettre y el mejor homenaje que podemos hacerle a la brutal belleza del de Chiruani es reproducirlo:

LOS OJOS CULPABLES

Cuentan que un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió: “Tienes tan bellos ojos que me olvido de adorar a Dios.”

Cuando quedó sola, la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado el hombre se afligió y le dijo: “¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor.” Ella le respondió: “No quiero que haya nada en mí que te aparte de adorar a Dios.” A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía: “La muchacha disminuyó su valor para ti, pero lo aumentó para nosotros y te la hemos tomado.” Al despertar, encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta.

Pero el plato fuerte de esta ‘dosis’ es, sin duda ‘Enoch Soames’, de Beerbohm, un cuento formado por dos partes tan distintas como complementarias: en la primera, casi estática, el autor caracteriza con ironía feroz a Soames, un pobre hombre que cree ser un genio en una época que permitía y alentaba estas contradicciones; en la segunda, más dinámica, el encuentro con cierta Potencia Sobrenatual envía el relato directamente a otra dimensión, tocando dos tópicos del género fantástico e introduciendo de forma magistral la metaliteratura.

Las preguntas: ¿Pueden delimitar en el relato las “dos partes” a que nos referimos? ¿Cómo caracteriza Beerbohm a esa Potencia Sobrenatural? ¿A qué dos tópicos del género fantástico nos referimos?

Y por último ¿qué significan estos pasajes del relato?

No es compasión, sin embargo, lo que me impulsa escribir sobre él. Por su bien, pobre amigo, preferiría guardar silencio. No hay que burlarse de los muertos. ¿Y cómo escribir sobre Enoch Soames sin ponerlo en ridículo? Más bien ¿cómo ocultar el hecho nefasto de que era un ser ridículo? No seré capaz de hacer eso. Tarde o temprano, sin embargo, tendré que escribir sobre él. Ustedes verán, a su debido tiempo, que no me queda otra alternativa. Tanto da que ahora lo haga. (…)

En ese párrafo del repugnante libro de Nupton, hay un problema. ¿Cómo explicarse que el autor, aunque he mencionado su nombre y he citado las palabras precisas que va a escribir, no advierte que no he inventado nada? Sólo hay una respuesta: Nupton no habrá leído las últimas páginas de este informe. (…)

El hecho de que la gente no le quite la vista y que lo siga y que parezca temerlo, sólo puede aceptarse mediante la hipótesis de que están esperando, de algún modo, su visita espectral. Estarán esperando con horror si realmente viene. Y cuando venga, el efecto será horrible. (…)