Ejercicios de sintaxis: análisis inversos.

Un “análisis inverso” consiste en construir una oración a partir de una ‘fórmula’ dada. Así, si tomamos esta oración:

El amigo de mi primo siempre me arregla el ordenador gratis.

Su análisis genera esta ‘fórmula’ (por llamarla de alguna manera): S (det + n + cn) + P (cct + ci + nv + cd + ccm). Y, a partir de ella, podemos construir otra oración, como La madre de mi novia a veces se sacude el pelo violentamente o Mi amigo de Miajadas ayer me hizo unos huevos con mucho cariño.

Pues bien, este ejercicio consiste en resolver (en los comentarios de esta entrada) las siguientes ‘fórmulas’:

1 – P (nv + cd + ccl ccm)
2.- S (det + n + cn) + P (‘se’ recíproco + nv + cct)
3.- S (det + n) + P (neg + ‘se’dat.ét. + v + cd + cct)
4.- P (cd + nv) + S (det + n) + P (ccl + ccm)
5.- P (neg + ‘se’ ci + cd + v + ccc + ci + cct)
6.- S (det + n) + P (‘se’ reflex. + nv perífrasis durativa + ccl + cct)
7.- P (‘se’ recíp. + nv perífrasis reiterativa + ccl + cct)
8.- S. Paciente (det + n + cn + cn) + P (vvp + c.agente + ccl + cct)
9.- P (‘se’ reflex. + nv + c.predic + c.régimen)
10.- S (n) + P (ci + nv + cd + cct)

Y se trata de un concurso: ganan aquellos alumnos que menos errores cometan y también aquellos otros que corrijan más y mejor los errores de sus compañeros.

Plazo: hasta el jueves 11 de noviembre.

GANADORES (si no me equivoco): Manuel Mejías y Ana Belén Mera, con mención para Patricia Pérez.

Anuncios

A vueltas con ‘se’.

Aun dentro del análisis de las oraciones simples, no es difícil meterse en una de esas zonas grises que tanto descolocan a nuestros alumnos. En este caso se trata de los usos del pronombre ‘se’ más allá de los fácilmente clasificables como reflexivo, recíproco, pasivo reflejo o impersonal. Para que vean que, en cuanto uno se mete en harina sintáctica, la clasificación tiene que dejar necesario paso a la interpretación (sensata y razonada, pero “interpretación”) nos permitimos aquí enlazar algunas de tantas como distintas formas de ver el asunto nos hemos encontrado en cuanto hemos puesto en un buscador “usos del pronombre se“.

.- La clasificación que hace la wikipedia (que ya habíamos enlazado el pasado curso) les va a gustar, porque es eso precisamente: una clasificación.

.- Pero, si visitan hiru.com, se sorprenderán viendo cómo la anterior lista de usos “se encoge“.

.- No obstante, en sanflato.iespaña.es volverán a toparse la clasificación “ampliada“, similar a la primera, y además con un cuadro que probablemente los aliviará. Ese cuadro es, más o menos, el que tienen en materiales de lengua.

.- Finalmente, dos explicaciones más “visuales”: este archivo pdf de un sitio de la Junta de Andalucía, que revuelve un poco todo lo anterior, y esta presentación (ppt, aunque se puede ver en html plano) de nuestros colegas del I.E.S. Sta. Catalina de Alejandría, de Jaén, que probablemente les cause espanto porque toda la zona gris de marras la mete (¡ay!) su autor, Alfonso Sancho, dentro del uso reflexivo del “se”.

La oración compuesta II: Subordinadas Adjetivas y Adverbiales

Aunque sea una perogrullada, no está nunca de más recordar que lo que se hace en el estudio de la sintaxis es analizar (esto es: examinar, estudiar, observar, comparar, descomponer, distinguir) y no clasificar (ordenar, organizar, catalogar, encasillar, calificar, etiquetar, numerar); porque las oraciones no son -pongamos- elementos químicos y, mientras que el carbono o el litio o el argón nunca dejan de ser lo que son, las manifestaciones del idioma son variables (hasta cierto punto) y están sujetas a su razón de ser, que es la expresión del pensamiento humano, que utiliza la lengua como herramienta. Así, de la misma forma que que no se pueden clasificar científicamente las ideas, tampoco puede hacerse eso con su manifestación verbal.

Por eso sucede (y es bueno que pase, porque nos recuerda que trabajamos con el idioma y no con la química) que, en ocasiones, al analizar oraciones nos topamos con “zonas grises” (en las perífrasis, en los complementos circunstanciales, en los suplementos verbales, con los verbos pronominales y ahora con las subordinadas) en las que las herramientas con las que contamos parece que se quedan cortas y que “nos falta una etiqueta” para “encasillar” un sintagma o una proposición. Ése es el momento de recurrir al sentido común, sacar la navaja de Occam o tirar por la calle del medio; caminos estos tres, por otro lado, no sin peligro, si los transitamos faltos de fundamento y sensatez.

Todo lo anterior viene a cuento porque ahora nos enfrentamos a dos de las categorías sintácticas donde es más común toparse con esas “zonas grises”, las subordinadas adjetivas y adverbiales, con las que enseguida veremos que el “truco” de sustituir la proposición por un elemento no complejo equivalente no siempre funciona, que los nexos se multiplican, se dividen y hasta desaparecen, que lo marcado como un tipo concreto de oración acaba apareciendo en una función “que no le tocaría” o, simplemente, que una cláusula puede interpretarse de dos (y hasta de tres) maneras distintas.

Esto es sintaxis, no zoología.

Una “clasificación” esencial de las oraciones subordinadas adjetivas lo encontramos en los utilísimos Materiales de Lengua, donde ya se introduce el peliagudo asunto de las subordinadas adjetivas sustantivadas. Acerca de éstas tenemos esta página de profes.net y este documento de texto (doc) del Colegio San Buenaventura, de Madrid. Más recursos podemos encontrar aquí (pdf), aquí (con ejercicios) y también de nuevo en profes.net.

En contraclave.org tenemos un documento (pdf) donde se hace una clasificación muy clara de los tipos de oraciones subordinadas adverbiales. Los amantes de la química y la zoología encontrarán muy resultón (pero resbaloso, añado yo) este cuadro (pdf) de Materiales de Lengua. Y nuestros colegas de los institutos ‘Ben Arabi’, de Cartagena (enlace a documento), y ‘La Aldea’ (enlace a documento) , de La Aldea de San Nicolás, Gran Canaria, nos ofrecen materiales dosde confirmar o ampliar nuestros conceptos sobre este tipo de oraciones.

Finalmente, a modo de resumen, tenemos esta página de lenguayliteratura.org con ejercicios sobre toda la sintaxis compuesta y estas 38 oraciones (pdf) con análisis resueltos de El velero digital.

Estructura de las palabras. Orígenes del léxico español. Formación de palabras. Relaciones semánticas. El cambio semántico.

Del primer concepto (estructura de las palabras) en el Aula de Lengua del I.E.S. ‘Sol de Portocarrero’, de Almería, entre otras muchas cosas, podemos encontrar un excelente esquema-resumen acerca de lexemas y morfemas, además de la clasificación de palabras según su estructura y otros mecanismos de formación. También he encontrado una presentación visual de todos estos conceptos.

El tema del origen de nuestro léxico es todo un clásico en los manuales de lengua española, por lo que los recursos son abundantísimos, aunque, obviamente, todos con la misma información (es lo que tiene La Historia: que ofrece pocas novedades): ya en el vetusto pntic tenemos todo cuanto necesitamos, no obstante, en lenguayliteratura.org o la wikipedia podemos encontrar esa información con otros formatos, quizá más atractivos.

Sobre la formación de palabras ya hemos enlazado arriba un buen recurso, sin embargo, ofrecemos más: en livingspanish encontramos de nuevo todos los conceptos y ejemplos que precisamos, en el arlequín de hielo desarrollan bastante el asunto y ofrecen muchos ejemplos de afijos y, finalmente, en omerique.net encontramos este archivo pdf con ejercicios.

Acerca de las relaciones semánticas en el pntic tenemos, de nuevo, cuanto necesitamos; pero podemos aumentar o repasar nuestros conocimientos aquí o, de nuevo, en lenguayliteratura.org, donde ya se desarrolla el siguiente concepto que veremos.

Para el cambio semántico, además de lo señalado antes, en cultureduca –con una tipografía de juzgado de guardia- tenemos una amplia explicación de sus tipos y causas en seis pequeñas unidades, y en la wikipedia, los conceptos elementales con ejemplos.

La oración compuesta I: Coordinadas y Subordinadas Sustantivas.

Oraciones coordinadas: en Materiales de Lengua, Wilipedia, IES Pedro de Tolosa (pdf), cuartobelmundo.blogspot.com y profes.net (pdf, ejercicios).

Oraciones subordinadas sustantivas: en Materiales de Lengua, contraclave (pdf), sapiens.ya.com (en la caché de Google),Pntic (ejercicios) y rociomadrid.blogia.com (ejercicios)

Perífrasis verbales

La Nueva Gramática de la Lengua Española (2009) presenta las perífrasis en estos términos:

Una perífrasis es una combinación sintáctica en la que un verbo auxiliar incide sobre un verbo auxiliado, construido en forma no personal sin dar lugar a dos predicaciones distintas.

El verbo auxiliar suele aparecer conjugado (voy a salir), aunque puede no hacerlo (ir a salir). Como los verbos auxiliares se pueden subordinar unos a otros, pueden formarse perífrasis encadenadas (voy a ir a estudiar a Salamanca).

El verbo auxiliado o principal mantiene en estas construcciones sus complementos (María le va a gustar mucho a tu hermano); en cambio, el verbo auxiliar o subordinado, al no poseer estructura argumental, no aporta complentos ni significado a la perífrasis (en volvió a cantar de mala gana el complemento adverbial modifica a cantar no a volver, como sí hace en la construcción no perifrástica aceptó cantar de mala gana)

Las perífrasis verbales responden a esquemas fijos en los que pueden (o no) entrar elementos no verbales, como preposiciones (dejó de escribir) y conjunciones (tengo que comer).

Las perífrasis se clasifican por su estructura sintáctica y, de esta manera, se dividen en grupos teniendo en cuenta la forma no personal que el verbo auxiliado elige. Así se clasifican en perífrasis de infinitivo (volvió a llamar), de gerundio (está lloviendo) y de participio.

Para encontrar una clasificación sólo sintáctica de las perífrasis podemos recurrir a esta lista de wikilengua.org (en español usamos unas 140 perífrasis) o a esta página de la Base de Datos Sintácticos, la cual, por cierto, no incluye las de participio.

Lo más frecuente es encontrar la clasificación semántica –tan popularizada y tan resbalosa- de las perífrasis (que tampoco convence a la Nueva Gramática de la Lengua Española), que las divide, primero en modales y aspectuales, para luego incluir en cada uno de estos grupos otras clasificaciones, como obligación o posibilidad para las primeras o incotivas, durativas, ingresivas, habituales o reiterativas para las segundas. Para ver un ejemplo de esta clasificación podemos visitar de nuevo wikilengua o esta página de Fernando Liroz.

Finalmente, la wikipedia amplia un poco lo que aquí hemos recogido y hemos encontrado, además, esta página con ejercicios.

LA ORACIÓN SIMPLE

Recursos en la red:

SINTAXISEn Materiales de lengua tenemos una clasificación básica, para empezar; y que puede repasarse/practicarse con este pase de diapositivas. Si queremos un documento imprimible, en la web del IES Emilio Canarejo Olmedo (de Montilla, Córdoba) tenemos este PDF donde, además, encontramos unas pautas para el análisis. Y, finalmente, con un formato en esquema tenemos este otro documento.

La Wikipedia muestra un desarrollo más amplio de la clasificación de la oración simple e incluye enlaces a artículos específicos sobre la oración pasiva y la oración impersonal.

Con tipos concretos de oraciones encontramos:

Un buen artículo sobre la oración copulativa lo hemos encontrado, curiosamente, en una web austríaca. Incluye ejemplos de análisis muy útiles.

Las oraciones impersonales son clasificadas con acierto en wikispaces (por Alfonso Sancho Rodríguez) y aquí hay otro test autoevaluador.

Las oraciones transitivas e intransitivas vienen suficientemente explicadas en la Kalipedia y aquí, como complemento, hemos encontrado un test con autoevaluación.

Las oraciones reflexivas, recíprocas y todas las que llevan un verbo pronominal suelen siempre conllevar algunas dificultades para su análisis:

La diferencia entre reflexivas y recíprocas queda clara en esta página que incluye ejercicios. En hiru.com tenemos un artículo sobre las oraciones con verbo pronominal y en la wikipedia, otra vez, un artículo específico sobre los usos del pronombre “se”. Y en el vetusto pntic hemos encontrado un repaso con ejercicios.

Para la oración pasiva tenemos que volver a la wikipedia, aunque esta otra página también es útil.

Finalmente, en esta página de Alfonso Sancho Rodríguez podemos repasar todos los conceptos y ver varias presentaciones muy útiles sobre aspectos básicos. Y otro repaso, que incide especialmente en las construcciones pronominales, lo tenemos en este PDF.

—–

DEBERES: Tomando como base este esquema enlazado arriba, los alumnos deben dejar en los comentarios ejemplos de todos los tipos de oraciones simples que aparecen en él.