Alberti y el poder del vino (y de la palabra)

Ángel de las bodegas

Fue cuando la flor del vino se moría en penumbra
y dijeron que el mar la salvaría del sueño.
Aquel día bajé a tientas a tu alma encalada y húmeda,
y comprobé que un alma oculta frío y escaleras
y que más de una ventana puede abrir con su eco otra voz, si es buena.
Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu.
(Alguien había jurado que el mar te salvaría del sueño.)
Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros
y que hay puertas al mar que se abren con palabras.

En este poema, Rafael Alberti escribe sobre el vino, que tanto conoce (su padre trabajaba para las bodegas del Puerto de Santa María), combinado con el poder de la palabra (usual y actualmente referido como ‘labia’), encomendados ambos a la conquista amorosa. ¿Puede el alumno/la alumna, a partir de lo que el poeta escribe (eso de arriba), explicar qué pasó, justificando siempre sus hallazgos con las palabras (y sólo con ellas) del poema?

Anuncios

13 comentarios

  1. Angela Mª Tena Moreno said,

    27 marzo 2011 a 12:08

    En mi opinión Alberti hace una comparacíon entre la flor del vino y el amor que reside en el alma. Existe un símil entre el instante en el que la flor del vino muere y el momento en que el autor se da cuenta de que ya no existe amor en el alma de su amada, por eso la describe fría y con escaleras, pues para él es difícil alcanzarla. Dice que la flor del vino muere en penumbra y que el alma se encuentra húmeda y fría, lo que se puede interpretar como que el el alma también reside oscuridad.
    Con estas comparaciones el autor llega a la conclusión de que todo lo que tienes se puede ir en un istante, sin que tan siquiera puedas hacer algo para impedirlo, como refleja en el verso, “Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros”, con cualquier cosa , por insignificante que sea se puede derrumbar todo lo que construíste en tu vida, como si de muros se tratase.
    Pero en el poema también se refleja un hilo de esperanza en el verso, “hay puertas al mar que se abren con palabras”. En él se pretende transmitir que nada es imposible y que la fuerza de la palabra es a veces lo único que se necesita para alcanzar nuestros sueños y objetivos.
    Támbién percibo un anhelo de esperanza en el verso “y dijeron que el mar la salvaría del sueño”. En éste queda la esperanza de que aunque la flor haya muerto pueda aún salvarla, aunque el amor que residía en el alma de su amada se haya marchitado, le queda la esperanza de poder repararlo y volver ha hacer que su amada lo sienta dentro de ella.
    El autor espera poder revivir el amor que en ella residía con la fuerza de sus palabras.

  2. Gloria Pintor Serrano said,

    27 marzo 2011 a 21:48

    Desde mi punto de vista, encuentro una semejanza entre el mar con el pretendiente y entre la flor del vino con el alma de la amada, comparando en el último, el proceso en el que el vino se reviste de una capa de gris blanco con un muro que cubre el alma de esta, desenamorándose y haciéndose cada vez más difícil de alcanzar, refiriéndose en el poema con “un alma oculta frío y escaleras”.
    El pretendiente sigue insistiendo y alaba a la muchacha venerada con buenas palabras que la llegan en forma de ecos (“más de una ventana puede abrir con su eco otra voz, si es buena”), y alberga todavía en su interior esperanzas de que la muralla pueda romperse (“dijeron que el mar la salvaría del sueño”).
    Él ve como la amarga muralla se interpone entre los dos cubriendo el alma de la amada y haciéndola inaccesible a su amor (“te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu”).
    Con sus suspiros y sus palabras de amor hacia la chica comprobó que esta barrerra se desquebrajaba, abriendo esperanzas entre ellos (“comprobé que murallas se quiebran con suspiros”) .
    El autor, al final de este poema, nos quiere dar a entender que el amor puede vencer al desamor y que nada es imposible (“hay puertas al mar que se abren con palabras”) porque el enamorado consiguió romper lo que les separaba.

  3. Elena García Mendoza said,

    27 marzo 2011 a 23:09

    Alberti establece un símil entre la amada y el vino. En el supor producido por el efecto del vino un día cuenta cómo se aproxima a ella y descubre algunos secretos (“…aquel día bajé a tientas a tu alma encalada y húmeda,
    y comprobé que un alma oculta frío y escaleras…”)
    Cuenta que ella confiaba en que alguien algún día la sacase del sufrimiento que ocultaba con esos secretos (“…Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu, alguien había jurado que el mar te sacaría del sueño…”, como a la flor del vino, que finalmente muere en la penumbra).
    Y cuando esto sucede, es cuando el autor se da cuenta de que algo tan débil como los suspiros puede derrumbar murallas, y las palabras pueden conseguir cosas como abrir las puertas al mar.

  4. José Carlos Calderón Torres said,

    31 marzo 2011 a 15:25

    Puedo encontrar una semejanza entre el mar y la muchacha amada, y otra semejanza entre la flor de vino y el alma de la chica.
    Hay una semejanza entre la flor y el alma, pues ambos se cubren de una capa, ocultándose, pues el alma de esta muchacha no está enamorada.
    También se cuenta que el alma de la chica ya no es alcanzable, que ya no la podía enamorar nunca más, pues dice que el alma oculta frío y escaleras.
    También se cuenta que aunque este alma sea inalcanzable, hay otras que todavía pueden ser conquistadas, solo con el eco, y si tiene una voz buena.
    “Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu.
    (Alguien había jurado que el mar te salvaría del sueño.)”
    En estas palabras deduzco que ese alma que ya no puede poseer es porque la amada ha muerto, y que el el alma de esta chica volaba por los mares, en busca de las puertas del cielo.
    “Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros
    y que hay puertas al mar que se abren con palabras.”
    En estas palabras deduzco que el hombre aquí en la tierra anhela a la chica ya muerta, puesto que esa muralla impide que se vean.
    También lo que deduzco de estas últimas palabras es que no es necesario conseguir tus objetivos con la violencia, sino con la palabra.

  5. Mª Teresa Palmerin Donoso said,

    31 marzo 2011 a 19:20

    Alberti realiza un símil entre la flor del vino y la amada y su alma.
    Compara la muerte de la flor con la ausencia de amor dentro del alma de la chica, a quien describe como “fría y con escaleras”, alegando que es distante y que le es imposible o muy difícil alcanzarla.Dice que el alma está húmeda y fría y que la flor muere en penumbra, por lo que tal vez se refiera a que el alma de la muchacha oculta o tiene en su interior oscuridad.
    El poeta se resigna y piensa que hay otras chicas y que podrá encontrar el amor definitivamente, esto lo refleja en y que más de una ventana puede abrir con su eco otra voz, si es buena.
    Lo que puedo deducir es que Alberti quiere decir que todo se puede perder en un efímero instante (el amor,la chica, y con ellos su felicidad) pues escribe que “Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros”.
    Aunque también dice que todavía queda una pequeña esperanza de recuperar el amor perdido y que para ello se debe utilizar las palabras y todo el potencial de ellas “Y que hay puertas al mar que se abren con palabras”

  6. Ángela Nieto de Tena Gil said,

    4 abril 2011 a 18:11

    Alberti hace una comparación entre la muchacha de la que está enamorada y la flor del vino. Creo que Alberti nos quieres contar que esta muchacha no está a su alcance y lo cual hace que sufra, pero también nos transmite que todo amor puede solucionarse con otro, es decir, que si no somos correspondidos a la persona que amamos siempre podemos buscar a otra que si que nos ame, lo cual hace que nos olvidemos de la primera. La parte en la que él cuenta que la chica no está a su alcance se refleja en “un alma oculta frío y escaleras”, de esta forma describe a la chica. La parte en la que se nota que su alma está detrozada se refleja en “comprobé que murallas se quiebran con suspiros” o en “moría en penumbra”, esto significa que el amor a desaparecido. La parte en la que nos cuenta que este amor puede florecer de nuevo por otra chica se refleja en “que más de una ventana puede abrir con su eco otra voz, si es buena”. También nos describe el alma agoísta de la muchacha, por lo que se entiende que ella no quiere dar su amor a nadie “tu alma encalada y húmeda” y “flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu”.

  7. Ana-Belén Mera Gallego said,

    4 abril 2011 a 18:58

    En este poema, Rafael Alberti establece un símil o comparación entre la flor del vino, y el alma de su amada…En general, emplea una flor como elemento de la simbología puesto que, al igual que el amor, puede morir…La flor se marchita y el amor se acaba, simplemente decae…Esto se demuestra en el primer verso:
    Fue cuando la flor del vino se moría en penumbra.
    A continuación muestra un resquicio de esperanza de que su amada vuelva con él al decir: y dijeron que el mar la salvaría del sueño, es decir, que ese amor volvería a despertar, se volvería a despertar la chispa.
    Aquel día bajé a tientas a tu alma encalada y húmeda,
    y comprobé que un alma oculta frío y escaleras…En estos dos versos alega que su amada es oscura, fría (como una bodega), introvertida y díficil de alcanzar (por eso la escalera).
    El poeta, al ver que es una tarea de mucha dificultad, casi imposible, el conquistar a su amada, decide resignarse, en cierto modo se rinde, y alberga la posibilidad de enamorarse de nuevo de una chica que sienta lo mismo hacia él; busca ser correspondido…como demuestran estos versos: y que más de una ventana puede abrir con su eco otra voz, si es buena.
    Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu (Alguien había jurado que el mar te salvaría del sueño.). En estos dos versos, nos da a entender que ve a su amada perdida, flotando, abstraída, sin saber qué hacer, cómo seguir ni hacia dónde dirigirse, sin rumbo fijo…y eso que alguien había dicho que volvería encontrar el amor…
    Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros
    y que hay puertas al mar que se abren con palabras.
    En estos dos últimos versos, se da a entender que todo es efímero, que se destruye por simples detalles en un solo instante…que de un suspiro se puede caer una muralla, que el amor puede desaparecer de un momento a otro…pero que mediante el diálogo y las palabras, hablando, se pueden solucionar los problemas y arreglar las cosas…que aun después de parecer que todo se ha perdido, hay una mínima esperanza de recuperarlo…

  8. Patricia Pérez Acedo said,

    4 abril 2011 a 20:47

    Se establece una comparación, entre la flor del vino y el alma de su amada (flor como símbolo de amor, que se marchita-muere).
    Posteriormente, deja una puerta abierta a la recuperación de su amada (el mar la salvaría del sueño), haciendo también un alegato de su amada , como sombría-oscura-fría (Bodega) y lejos como el “perfil ” de una escalera.
    Alberti, pierde la esperanza de recuperar a su amada “comprobé que murallas se pierden con suspiros”, aunque después deja un haz de esperanza en “más de una ventana, puede abrir con su eco otra voz” .
    Es evidente, la clara crisis personal por la que pasó Alberti en esta época.

  9. María Pajuelo Torres said,

    4 abril 2011 a 20:58

    Podemos observar una semejanza entre el pretendiente con el mar y la flor de vino con el alma de la amada.
    El pretendiente insiste alabando a la muchacha con buenas palabras que la llegan en forma de ecos .
    También podemos ver como deja una puerta abierta para la recuperación de su amada.
    En este fragmento podemos encontrar algunas oraciones en la que Alberti muestra la pérdida de su amada, y otra en la que la vuelve a recuperar.

  10. Manuel Mejías Gil said,

    4 abril 2011 a 21:23

    En mi opinión Alberti crea una similitud entre el alma la chica amada y el mar. Describe el alma de la chica como “encalada y húmeda” que es el escado en el que quedas si tomas contacto con el agua del mar. Con este verso “Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu” el autor pretende decirnos que ella, la chica amada, se deja llevar por sus sentimientos, flota sobre su alma, y que para acceder a ella primero tendría que entrar en su alma. Pero vemos que no es fácil su acceso cuando detalla que su alma tiene escaleras, que equivaldrían a obstaculos o impedimentos, y dice que se oye el eco por lo que deducimos que hay un largo camino hasta llegar al destino deseado. Con los dos últimos versos “Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras.” el autor indica que, al igual que podria romper un muro con suspiros, las puertas del mar o las escaleras, anteriormente nombradas y expuestas como oposición al encuentro de los amados, se pueden abrir con la palabra, es decir, lo único que tiene que hacer para llegar a su amada es hablar con ella y llegar hasta el fondo de su alma.

  11. Marta Romero Simancas said,

    4 abril 2011 a 22:21

    En este poema,Rafael Alberti,pretende establecer una comparación entre la flor del vino y la mujer de la que supuestamente está enamorado el autor.A través de la flor,intenta explicar que al igual que todas las cosas,nada es para siempre,ésto se demuestra en el verso:fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros,que una flor puede morir cuando ésta se marchita,y el amor puede morir cuando una de las personas deja de sentir,ya que por mucho que la otra siga enamorada,no sería correspondida,y ve a la que ha dejado de sentir como algo inalcanzable,que es el caso de este poema,lo que significa que hasta algo que te ha costado mucho formar o sentir,puede desaparecer sin dejar rastro alguno.Pero el que sigue enamorado al final termina por aceptarlo y no descarta la posibilidad de poder enamorarse de otra chica.
    Por lo que el poema en sí,refleja la perdida de un amor pero la esperanza de volver a encontrar otro distinto.

  12. Victoria Calvo Diestro said,

    8 abril 2011 a 16:52

    La flor del vino es el amor que siente la amada y el mar es el pretendiente que la vuelve a enamorar (la flor muere en la bodega, que es la penumbra y donde se hace el vino), es decir, renace el nuevo amor con la esperanza.
    El pretendiente habla del amor a una mujer que no está enamorada pero que está abierta al amor (“Aquel día bajé a tientas a tu alma encalada y húmeda, y comprobé que un alma oculta frío y escaleras y que más de una ventana puede abrir con su eco otra voz, si es buena”significa que habló con la mujer que había llorado mucho porque se había desenamorado pero encontró una mujer que escuchaba las palabras de su nuevo pretendiente).
    ” Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu” significa que lo que flota es la lapa que se crea en el vino, lo mismo que siempre estarán en la amada los amores perdidos,pero nacerá uno nuevo.
    “Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras” significa que en el desamor se sufre mucho pero no se pierde la esperanza de renacer uno nuevo.

  13. Alicia Mateos said,

    6 junio 2011 a 20:20

    Como podemos ver en este poema de Rafael Alberti, el poeta establece un vínculo entre la flor del vino y el alma de su amada .

    En los primeros dos versos el autor quiere mostrar que siempre que el amor está en su peor momento puede volver a florecer […Fue cuando la flor del vino se moría en penumbra y dijeron que el mar la salvaría del sueño…]

    En los siguientes desde mi punto de vista, quiere hacernos ver que intentó mejorar su relación hablando con ella, sin saber lo que iba a decirle ni como reaccionaría esta, pero en efecto se mostraba distante y resentida por el tiempo en el que habían estado separados […Aquel día bajé a tientas a tu alma encalada y húmeda, y comprobé que un alma oculta frío y escaleras…]

    […Te vi flotar a ti, flor de agonía, flotar sobre tu mismo espíritu (Alguien había jurado que el mar te salvaría del sueño) ….] En este verso el autor trata de reflejar que su amada al sentirse liberada quiere volver con el y la relación recupera su normalidad.

    […Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros
    y que hay puertas al mar que se abren con palabras…] Para terminar con el analisis de este poema puedo decir que de todo estó el autor sacó una conclusión y es que igual que hay relaciones que se rompen por pequeños detallas sin importancia alguna tambien hay puertas al alma que se reabren hablando y pidiendo discualpas por lo que se ha hecho mal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: