Microcuentos: El concurso (I)

Como consecuencia lógica de nuestro trabajo con los microcuentos, hemos convocado entre los alumnos un concurso literario. Ésta es la primera entrega: voten abajo o hagan comentarios.

(NOTA: No se ha efectuado ninguna corrección de ningún tipo sobre los originales recibidos)

Una mañana

Una mañana de instituto, estaba yo tan tranquila dormida en mi cama cuando de repente, sentí algo pegajoso y asqueroso sobre mi mano.Me levante de un respingo al sentirlo, miré hacia mi mano izquierda y busque quien me podría haber hecho eso, al no ver nada sospechoso volví a dejar caer mi cabeza sobre la almohada y en el justo momento en el que iba a cerrar los ojos, apareció delante mía la culpable de tal guarrería, mi perrita, Romi.

(Cristina Domínguez)

Sueño

Yo era un hombre apuesto,con un buen trabajo y una buena mujer…De repente sonó un horrible ruido.

¡Plaf! Con una palmada de la profesora desapareció el mundo que había creado a través de la ventana de la aburrida clase de historia.

(Mercedes Domínguez)

La vida no es de “color de rosas´´

Cuando era adolescente quería tener una novia , lo conseguí , era feliz , años después quería que nos casáramos , lo conseguí , era  aún más feliz , después quería que tuviésemos un hijo y lo conseguimos , yo era el hombre más feliz del mundo , pero hoy mi hijo me trae las notas …ya no soy tan feliz.

(Jorge Olivares Arias)

Esta noche estaba pensando en un microcuento de deberes de lengua. Estaba pensando pero no se me ocurría nada hasta que un amigo me dio una idea:

Pascasio estaba de forma inexplicable en el desierto, el cual utilizó sus superpoderes y se teletyransportó al Vaticano. Allí tuvo una visión, el Papa se moría por un ataque al corazón, Pascasio se asustó y volvió a utilizar sus superpoderes para teletransportarse a su casa.
Por la mañana al despertarse vió que era un sueño, pero al sentarse para desayunar al encender las noticias vió que el Papa se moría por un ataque al corazón.

(Javier Felix Garcia)

Pobre de mí, se cansó.

Habíamos discutido por una tonteria, como siempre, yo había bajado las escaleras hacia la calle dejándola en casa, como siempre, me había montado en mi coche camino al bar más lejano, como siempre. Después de un largo tiempo de reflexión en la barra, con un whisky en la mano, como simpre, me había tranquilizado y me estaba arrepintiendo, como siempre. Salí del bar, me monté en mi coche, arrepentido, dispuesto a pedirla disculpas y a decirla que no íbamos a discutir nunca más, como siempre. Tuerzo la esquina y aparco, como siempre, doy un suspiro y me dispongo a enfrentarme a mis errores, como siempre,. De repente, veo mis maletas cayendo por la ventana y una voz de mujer que me resulta muy familiar que dice:-¡ Te dejo, PARA SIEMPRE!-.

(Adrián Pastor)

Anuncios

1 comentario

  1. Jorge Oliares Arias said,

    20 octubre 2009 a 16:57

    ¿Armando te da miedo profesor de matemáticas?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: